Con la aplicación de la inteligencia artificial y la tecnología robótica a la clasificación de residuos urbanos se logran importantes mejoras en las plantas de tratamiento de residuos, como en el rendimiento de la selección y clasificación de los residuos, mejorando tanto el impacto en el medio ambiente, favoreciendo la mejora de la tasa de recuperación garantizando una calidad adecuada de los materiales recuperados, como en la seguridad y salud, debido a que con la automatización se minimiza la accidentalidad del personal de selección y clasificación de residuos.

  • Innovación
  • 12 %
    Tasa de recuperación de materiales
  • 300,000 t
    Cantidad de residuos tratados anualmente

Inteligencia artificial y robótica para la selección de materiales

Los desarrollos alcanzados por la visión por computador, la inteligencia artificial o el deep learning permiten que, con la robótica, se realicen tareas complicadas que estaban fuera de los estándares de una industria 4.0., con la posibilidad de identificar y reconocer objetos en entornos complejos, de materiales con formas y composición altamente heterogéneas, así como la capacidad de autoaprendizaje en escalas temporales relativamente pequeñas.

Entre estas tareas se encuentran las de selección de los residuos sólidos urbanos, y los voluminosos, así como el control de calidad sobre los flujos de materiales recuperados. Ya que se trata de trabajos repetitivos que se desarrollan en condiciones de mala ergonomía y mediante manipulación de objetos punzantes, cortantes y de elevado peso, lo que implica potenciales riesgos de sufrir lesiones en el ámbito laboral. Lo que favorece la aplicación de la robótica avanzada en el sector del tratamiento de residuos.

Aumentar la recuperación de materiales valorizables en el tratamiento de residuos

Esta tecnología se encuentra implantada en la planta de tratamiento integral de residuos municipales Ecoparc4, en Els Hostalets de Pierola, que dispone de un robot ZenRobotics dotado con un módulo de inteligencia artificial que analiza y aprende de la información captada por los sensores colocados para supervisar el flujo de residuos voluminosos de forma continua. Su aplicación en la planta hace posible recuperar hasta 8 materiales adicionales, 4 por cada uno de los dos brazos robóticos instalados, materiales que antes acababan depositados en vertedero.

Con su integración en el proceso se ha aumentado la tasa de recuperación de materiales, 12%, debido a que se seleccionan materiales nuevos que no se valorizaban en la instalación, en la que anualmente se reciben 300.000 toneladas de residuos municipales.

Esta iniciativa está enfocada para mejorar el rendimiento de las plantas de tratamiento de residuos. Con esta tecnología se aumenta el nivel de recuperación de materiales y su calidad, y también contribuye a mejorar la eficiencia y la rapidez de los procesos, al tiempo que minimiza el riesgo de accidentes laborales.