España

Planta de reciclaje de escama de plástico PET (Tereftalato de Polietileno) en Les Franqueses del Vallès, Barcelona (España).

  • Medioambiente

50.000
toneladas anuales

5M
de habitantes (producción anual)

18.000m2
de extensión

El tereftalato de polietileno es un tipo de polímero utilizado principalmente en fabricación de envases higiénicos, como botellas (arriba) y fibras textiles de alta durabilidad. Tiene muchos nombres, pero se le conoce de forma sintetizada como “PET” por sus siglas en inglés de PolyEthylene Terephthalate (tereftalato de polietileno).

Ferrovial Servicios es responsable de la gestión, operación y mantenimiento de la nueva planta de reciclaje de escama de plástico PET ubicada en Les Franqueses del Vallès, Barcelona. Esta planta, que cuenta con una extensión de 18.000 m2, es una de las instalaciones con mayor capacidad instalada de Europa: se procesan 50.000 toneladas anuales de PET recuperado aproximadamente. La planta produce, tras el debido proceso de reciclaje, escamas de plástico PET reciclado a partir de envases recuperados en las plantas de tratamiento de residuos y de la recogida selectiva, principalmente en España, Portugal y sur de Francia.

Esta instalación tiene capacidad para cubrir la producción anual de 5 millones de habitantes, que supone dar cobertura a tres veces los habitantes de la ciudad de Barcelona. Esta fábrica ha sido diseñada con el objetivo de obtener una escama de plástico PET con los máximos estándares de calidad, de manera que se garantice la plena circularidad del material. Tras el debido proceso de reciclaje, la calidad de la escama será apta, tras la aprobación por parte de la European Food Safety Authority, para su uso de nuevo en envases alimentarios; cerrando de este modo el ciclo de vida circular del plástico.

Esta fábrica ha sido diseñada con el objetivo de obtener una escama de plástico PET con los máximos estándares de calidad, de manera que se garantice la plena circularidad del material. Tras el debido proceso de reciclaje, la calidad de la escama será apta, tras la aprobación por parte de la European Food Safety Authority, para su uso de nuevo en envases alimentarios; cerrando de este modo el ciclo de vida circular del plástico.

El proyecto incorpora las últimas tecnologías con el fin de establecer un proceso industrial que minimice el consumo energético e impulse el reaprovechamiento del agua. Esta planta contribuye a alcanzar los objetivos de recuperación de envases de la Comisión para la Estrategia Europea de Plásticos en la Economía Circular que tiene como objetivo el uso de un 25% de este tipo de material para la producción de nuevos envases de plástico en 2025.

Más información: http://www.circularis.es