AGO 24, 2020

El Museo Guggenheim Bilbao ha obtenido la certificación de AENOR por el protocolo de actuación seguido frente al COVID-19, lo que le convierte en el primer museo del Estado en recibirlo.

El Museo Guggenheim Bilbao ha obtenido la certificación de AENOR por el protocolo de actuación seguido frente al COVID-19, lo que le convierte en el primer museo del Estado en recibirlo. Este certificado de buenas prácticas avala que las medidas implantadas por el museo para asegurar una visita protegida y de calidad aplican correctamente las recomendaciones sanitarias frente al virus, y demuestra el compromiso del museo de cara a generar la confianza necesaria para la activación y recuperación de la economía de su entorno.
Ferrovial Servicios, que realiza el mantenimiento y limpieza de las instalaciones, trabaja para que las visitas al museo sean seguras y con las máximas garantías frente al virus. Para ello, la compañía ha incluido mejoras como la toma y registro de mediciones de CO2 en todas las zonas públicas y oficinas para controlar la entrada de aire exterior y, forzar la renovación del aire en cuanto los niveles de CO2 superen los parámetros de consigna; desinfección diaria de los filtros y bandejas de las climatizadoras con bactericida, así como, refuerzo en el servicio de limpieza y desinfección continua de todos los baños, botoneras, pasamanos y demás superficies que puedan ser tocadas por los visitantes en horario de apertura del museo.
Entre las medidas adoptadas por el museo desde su reapertura el pasado 1 de junio destacan la recomendación de la compra anticipada y digital de la entrada, la toma de temperatura a los visitantes antes de acceder al edificio, la definición de itinerarios para la visita y la señalización de los distintos puntos del museo para asegurar el mantenimiento de las distancias.
Para la obtención de este certificado, AENOR ha valorado la gestión de riesgos específicos en la visita al museo, tanto para los visitantes como para sus trabajadores. Así, ha analizado la gestión de la salud laboral, las buenas prácticas de limpieza e higiene, las medidas organizativas y de protección, la formación, información y comunicaciones, la gestión de la crisis y la continuidad de la operación. Para comprobar la adecuada implantación de las medidas los auditores han visitado las instalaciones y oficinas del museo y realizarán auditorías periódicas de seguimiento.