SEP 24, 2020

• Desde el reinicio del servicio el pasado 23 de abril, la actividad de Bicing ha alcanzado los 30.000 usos diarios, que representa ya el 69% de su actividad habitual

• Actualmente, tras cuatro meses desde la reapertura del servicio, los nuevos abonados superan los 22.600

Hace cuatro meses que Bicing retomó su actividad después de una parada forzosa provocada por la crisis sanitaria. Desde la reapertura, los usuarios han ido incrementando el uso del servicio pasando de los poco más de 3.000 usos diarios de la primera semana hasta llegar a 30.000 usos diarios, que supone un 69% de la actividad respecto de un día en periodo normal.

Durante estos meses se ha experimentado también un significativo aumento en las altas, llegando a 22.676 nuevos abonados desde el reinicio del servicio lo que supone un crecimiento del 65,4% respecto al mismo periodo del año anterior y a día de hoy, el número de abonos es de 126.820.

Bicing ya es más usado que antes del coronavirus

La recuperación ha sido continua, con un rapidísimo crecimiento en mayo, tocando techo en julio siendo el mes con más viajes registrados: 1,3 millones, una cifra superior a la registrada en febrero antes del confinamiento y también a la registrada en julio del año pasado.

Estos buenos resultados se pueden atribuir a la búsqueda por parte de los ciudadanos de modos de transporte individuales para cumplir con las distancias interpersonales y también por la apuesta de impulso del Bicing previa al coronavirus con la ampliación territorial y la bicicleta eléctrica como claves de crecimiento.

Actualmente la bicicleta eléctrica supone el 30% del total de los desplazamientos, un dato muy significativo teniendo en cuenta que el número de bicis eléctricas (1.650) es inferior al de mecánicas (5.000). Una parte del crecimiento se atribuye al uso de los vecinos de los nuevos barrios donde se ha implantado el Bicing, reflejando de esta manera la necesidad real del servicio que tenían estos barrios.

El incremento de usos y abonados confirma el servicio de bicicleta pública compartida como uno de los modelos de transporte más seguros, sostenibles y saludables que actúa además como complemento a la descongestión del resto de transporte público y del tráfico.

Avanza la ampliación del servicio

Este incremento de usos se produce en paralelo al proceso de expansión del servicio por la ciudad, que se completará con 97 nuevas estaciones y 1.000 bicicletas más. El pasado 23 de abril se pusieron en funcionamiento 57 nuevas estaciones, llegando a barrios como la Marina del Prat Vermell, Trinidad Nueva, Canyelles y el Valle de Hebrón, que hasta ahora no disponían de servicio. Los trabajos de ampliación continúan y actualmente hay 493 estaciones abiertas, las 26 restantes entrarán en funcionamiento durante el último trimestre de 2020.

Una vez concluida la ampliación, Barcelona dispondrá de una red de 519 estaciones en el conjunto de la ciudad, lo que supone una mayor cobertura territorial y un mayor servicio a los usuarios, favoreciendo al máximo la intermodalidad y reforzando el servicio a zonas de alta demanda.

Solución para los retos de movilidad del futuro 

Este septiembre Barcelona se prepara para una nueva ola de ciclistas, una ciudad que ahora cuenta con más infraestructura de carrilles bici y con un renovado Bicing, preparado para dar servicio a una gran cantidad de usuarios. Parece evidente que muchos evitarán el transporte público y la bicicleta se ha convertido en la gran aliada en la salida de la crisis al asegurar una movilidad eficaz desde el punto de vista del contagio y la transmisión del virus, lo demuestra la cifra ascendente de abonados.

Se consolida la confianza de los usuarios con un servicio que contribuye significativamente a la nueva movilidad, y representa un modo de transporte individualizado, seguro, saludable, ágil y transversal, que ayuda a coser la actual infraestructura de movilidad, permite hacer un mejor uso del espacio público y puede ser utilizado por todos los ciudadanos.